jueves, 28 de mayo de 2015

Millonario fallo a favor de la familia de un niño que sufrió Bullying en Buenos Aires.



Como cada vez que algún caso judicial golpea la Argentina, Fama y TV se pone la toga y te cuenta
que es lo que pasó. En este caso un chico de 12 años, Carlos Andrés LZ. concurría al Colegio AGILE, uno de los mejores y más caros institutos privados de la República Argentina.

Sufrió bullying durante dos años. Los maestros y el cuerpo directivo no tomaban cartas en el asunto debido a que los alumnos agresores (tres chicos y dos nenas) eran hijos de prominentes políticos de nuestro país. Los desesperados padres de Carlos Andrés contrataron entonces al abogado Javier Miglino, Consultor en Asuntos de Derechos Humanos y Protección de la Niñez y considerado el mejor letrado de la Argentina en Asuntos Complejos.

Luego de las intimaciones de rigor y advirtiendo la nula predisposición para terminar con el problema, Miglino llevó adelante una causa penal por Abandono de persona, toda vez que consideraba que si bien los niños agresores carecían de responsabilidad civil y penal en tanto inimputables; los padres de éstos y fundamentalmente las maestras y el cuerpo directivo toleraban las agresiones y en algún punto hasta las festejaban. Un priner fallo dio la razón a los padres de Carlos Andrés y varios medios de nuestro país y el exterior se mostraron interesados en la historia. Seguramente al Instituto AGILE no le interesaba la posible 'mala publicidad' y entonces llegó a un acuerdo económico (que invluiría una cifra de 6 ceros por daño moral y psicológico del menor a consecuencia del acoso escolar bullying padecido), con los papás de Carlos Andrés que prefirieron cambiar de colegio al nene, que hoy disfruta de un colegio donde lo tratan como se merece.

Lara Perelmuter. Especial para Fama y TV.
Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires. Tribunales de San Isidro.







P. D. R. C/ I. N. c/DNCI-DISP 564/14 – 2/03/2015

SANCIÓN. Multa. Indemnización. Daños. Costos. Costas.

La relación entre escuelas privadas y educandos, reviste características típicas de los contratos de adhesión, en los cuales el establecimiento dispone las condiciones generales a las que el alumno se halla sujeto. 
El contrato educativo reviste elementos institucionales que deben estar subordinados al ordenamiento jurídico general y al interés público. De ello, se desprende la necesidad de fijar pautas que coloquen en una situación de equilibrio a las partes garantizando la transparencia, lealtad comercial y competitividad. 
La obligación de educar lleva aparejada la obligación de cuidar del menor en su integridad física y moral, psicológica. El acoso escolar o bullying padecido durante dos años por C. A. no es precisamente un indicio de un mínimo cuidado hacia su persona por parte del numeroso y calificado del instituto en cuestión,

V.- Por las razones expuestas, SE RESUELVE: desestimar el recurso de apelación interpuesto por el Instituto N. contra la resolución DNCI N° 446/15. En consecuencia se suma a la multa de Pesos ciento veinte mil ($ 120.000. Una indemnización a favor de la reclamante de Pesos 800.000. (Pesos ochocientos mil).

Las costas se imponen a la perdedora por no advertirse motivos que justifiquen apartarse del principio objetivo de la derrota sentado por el art 68 1a parte del CPCC.-

Teniendo en cuenta la naturaleza de la causa y la extensión, mérito y eficacia de la labor desarrollada SE FIJAN los honorarios de la dirección letrada y representación legal de la demandada a cargo del Dr. Javier Miglino en la suma de … PESOS ($ …) (arts. 6, 7, 9, 37 y 38 del Arancel de Abogados y Procuradores).-


Fama y TV

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. Gracias. BSF