miércoles, 15 de marzo de 2017

Tú no tienes la culpa del bullying!

Dibujo gentileza: Gemma Correll. ESPAÑA.

Muchas veces, los padres y profesores de las víctimas somos los últimos en enterarnos de que nuestros hijos  están sufriendo el acoso escolar de sus compañeros, ya que  la vergüenza o el miedo a las represalias son los principales motivos para ocultarlos.
A partir de acá Bullying Sin Fronteras se compromete a darte una serie de consejos que pueden resultar  claves para detectar el bullying y saber qué podemos hacer si nos encontramos en esta situación como Padres, también Consejos claves para Educadores o Maestros frente a este fenómeno, Consejos para los terceros o espectadores y Consejos para las Víctimas y Acosadores.

Consejos para Padres:
Los padres debemos estar atentos a los siguientes aspectos, que pueden ser indicios de que nuestros hijos están siendo víctima del acoso escolar:
- Cambios en el comportamiento del chico. 

-Cambios de humor.
- Tristeza, llantos o irritabilidad.
- Pesadillas, cambios en el sueño y/o apetito.
- Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos…
- Pierde o se deterioran de forma frecuente sus pertenencias escolares o personales, como anteojos, lápices, cuadernos, carpetas, mochilas, etc.

- Aparece con golpes, hematomas o rasguños y dice que se ha caído.

- No quiere salir ni se relaciona con sus compañeros.
- No acude a excursiones, visitas guiadas y otras actividades del colegio.


- Quiere ir acompañado a la entrada y la salida.

- Se niega o protesta a la hora de ir al colegio.

-Por último admite: no quiero ir más a esa escuela.
Consejos para maestras/os y profesoras/es:

- Deben estar atentos a la relación de los alumnos y alumnas en los pasillos y en el patio. Los peores momentos del bullying se sufren cuando los maestros y profesores no están presentes. 

Por ende "la tacita del té o del café" que dure lo necesario para no descuidar durante horas a los chicos.
- Las “pintadas” en las puertas de baños y paredes (qué nombres aparecen habitualmente), están hablando seguramente de bullying.

- La no participación habitual del chico/a que sufre bullying en salidas de grupo.


- Las risas o abucheos repetidos en clase contra determinados alumnos o alumnas.


- Estar atentos a todos los alumnos porque el bullying se da de igual modo contra altos y bajos, gordos y flacos, estudiosos y poco afectos al estudio, etc.


- El alumno que sufre bullying se queja de forma insistente de ser insultado, agredido, burlado…

- Él mismo comenta que le roban sus cosas en el colegio o si cada día explica que pierde su material escolar, sin motivo aparente.

- Investigar los cambios inexplicables de estados de ánimo: tristeza, aislamiento personal del alumno o alumna, aparición de comportamientos no habituales, cambios en su actitud, poco comunicativo, lágrimas, etc.


- Escasas o nulas relaciones con los compañeros y compañeras.


- Evidencias físicas de violencia y de difícil explicación: moratones, cortaduras o rasguños cuyo origen el niño no alcanza a explica,; ropa rasgada o estropeada, objetos dañados o que no aparecen…

- Quejas somáticas constantes del alumno: dolores de cabeza, de estómago o de otro tipo cuya causa no está clara.
- Accesos de rabia extraños.
- Variaciones del rendimiento escolar, con pérdida de concentración y aumento del fracaso.
- Quejas de los padres, que dicen que no quiere ir al colegio.
Consejos para los chicos y chicas que son testigos del Bullying
Si estás siendo testigo de las agresiones de algunos compañeros hacia otro, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

- Si alguno de los presentes dicen algo como “¡Basta ya!” ó "Terminala!", en la mitad de los casos, las acciones violentas cesan. Es difícil de hacer, pero estar ahí y no hacer nada es igual que aprobar la agresividad.

- Si sentís que no podés decir nada, salí del lugar y decíselo al adulto más cercano. 
Explicá las cosas de modo que vaya a ayudarte.

- Si ves que alguien sufre una y otra vez agresiones, podés hacer algo para terminar esa situación.

- Si el colegio tiene algún tipo de programa para informar de agresiones, como un teléfono o un buzón, utilízalo. Podés hacerlo de forma anónima.

- Si no encontrás elemento alguno para denunciar esa situación de bullying podés enviarnos un correo electrónico con Absoluta Reserva de Identidad (nunca nadie sabrá de donde provino la información, ni siquiera la justicia ó la prensa), a:         bullyingsinfronteras@gmail.com

- Intentá conseguir que la víctima se lo cuente a sus padres o a los profesores. 

- Ofrecete a ir con él o ella si crees que eso puede ayudarle.

Jugate y ofrecete para ir con él/ella 

si eso le hace sentirse más seguro.

- Si el acosado no quiere hablar con nadie, ofrecete para hablar con alguien en su nombre.

- Involucrá a tanta gente como podás, incluso a otros amigos y compañeros de clase.

- No usés la violencia contra los agresores ni trates de vengarte por tu cuenta.

Actuar es ser valiente, por contar las cosas no serás un cobarde, ó un buchón, soplón ó chivato. 

Cobardes son los acosadores, que en casi todos los casos actúan en grupo para hacer daño a otro compañero que está solo.

Consejos para los chicos que son víctimas del Bullying:
Si estás siendo víctima de agresiones (físicas o verbales) por parte de alguno o algunos de tus compañeros, acá tenés algunos consejos sobre lo que podés hacer para acabar con esa situación:

- Ignora al agresor, haz como si no lo oyeras. Ni siquiera le mires.
- No llores, ni te enfades, ni muestres que te afecta. Eso es lo que el agresor pretende, así que no le des esa satisfacción. Más tarde podrás hablar o escribir sobre tus reacciones y lo que sentiste en ese momento.
- Respondé al agresor con tranquilidad y firmeza. 

Diciendo por ejemplo: 

“No, eso es lo que vos pensás sobre mi. Nadie más piensa eso”.

- Si la situación lo permite, intentá ironizar o tratar con humor lo que te diga. 

Por ejemplo, si te dice “¡qué camisa más fea!” , 

podés responder 

“gracias por el elogio”.
- Alejate o corre si es necesarioy hacelo de inmediato, si creés que puede haber peligro. 
Aléjate de la situación. Vete a un sitio donde haya un adulto.

- Si sos víctima constante de los agresores, lo más importante que tenés que hacer es hablar con un adulto. 
Empezá con tus padres. No sientas que estás acusando a alguien sino que estás pidiendo ayuda a las personas que te quieren cuando la necesitás.

Tus padres están para ayudarte siempre, aunque vos sientas lo contrario.

 Intentá que tus padres hablen con alguien del colegio, pero no con los padres de los agresores.

- Si sentís que no se lo podés contar a tus padres o que ellos no pueden ayudarte, habla con otro adulto en quien confíes, como un profesor o el director del colegio. Si no querés hablar de eso con nadie a solas, pedile a un amigo o un hermano que te acompañe. Te ayudará llevar a alguien que te haya visto cuando te agreden y conozca la situación que padecés.

Hablar de esto puede salvar tu vida 

y tu futuro.

- Dejá claro al adulto que la situación te afecta profundamente, manifestale que te está haciendo daño, que no podés concentrarte en tus tareas, que no dormís bien, que no disfrutás viendo la televisión ó jugando, sabiendo que al día siguiente volverás a la tortura que significa para vos, en ese momento, la escuela.

- Si sentís que no podés decir nada a nadie, trata de escribir una carta explicando lo que te pasa. Dásela a un adulto en quien confíes y guarda una copia para ti. O enviá un correo electrónico desde cualquier lugar, con Absoluta Reserva de Identidad abullyingsinfronteras@gmail.com

Asunto: Estoy sufriendo bullying.

Contanos que está pasando. Donde. En qué escuela y desde cuando. 
Nosotros nos encargaremos de que tu reclamo sea escuchado.

Consejos para los chicos que son acosadores:

- No creas que se trata de una broma lo que estás haciendo a tu compañero/a. En las bromas nos reímos todos. Pero en este caso todos se ríen o aparentan reirse de tus bromas sobre ese chico o esa chica que no puede defenderse.

- No creas que por formar un grupito o una barrita temible, serás el líder de todo y de todos. Las patotas como las barras bravas en la República Argentina y las maras en Centroamérica y México, también empezaron como barritas de pibes violentos y mirá como terminaron ...

- No creas que ganarás respeto o admiración por tu proceder. En general hay miedo y repugnancia por tu proceder, pero nadie lo dice.
Mirás la tele? Cuando veas la serie "Los Simpsons" mirá el "amor" y la "admiración" que tienen los chicos por el personaje Nelson, que interpreta a un acosador.

- No creas que la violencia verbal o física que generás la vas a controlar siempre. La violencia es adictiva y poco a poco vas a querer más. Muchos de los casos de violencia familiar en la adultez tienen raíces en los comportamientos de chico.

- No creas que siempre serás impune. Tarde o temprano alguien notará tu acoso, lo denunciará o te enfrentará directamente y ahí sabrás que no era tan divertido como parecía.

- No creas que tus padres permanecerán siempre ignorantes de la situación. Tarde o temprano se enterarán y será para ellos una profunda e irreparable tristeza saber que su hijo/a se dedica a acosar a sus compañeros.

- No creas que las autoridades de la escuela tolerarán siempre tus bravuconadas. Tarde o temprano tendrás una sanción y seguramente terminarás en otro colegio o aún perderás el año lectivo.
- No creas que el daño y el dolor que producís son un camino de un solo sentido. Tarde o temprano ese daño y ese dolor volverán y tal vez ese chicos o esa chica que acosás hoy, sea tu jefe futuro.

ONG Bullying Sin Fronteras.

Se permite reproducción de todo el texto con mención de la fuente.


Palabras finales.


Todo esto que preparamos para vos, con el Equipo Interdisciplinario de Bullying Sin Fronteras te parecerá poco ó tal vez en algún punto te sonará exagerado. Pero no subestimes el bullying. Ni del lado de quien lo sufre ni del lado de quien lo produce. Ojalá podamos entre todos eliminar este grave problema que está en las escuelas, sin distinciones de fronteras. Pensá que tal vez muy lejos de donde vos estás, acá en Buenos Aires nos estamos preocupando por vos, donde quiera que estés. Hace poco tuve la oportunidad de conocer a Adrian, un chico de la Provincia de Entre Ríos (a unos 400 km. de Buenos Aires), que sufrió bullying desde los 4 años hasta los 22. Un día decidió terminar con la tortura y mató a balazos a su agresor. 

Adrian hoy enfrenta una posible condena a prisión perpetua.

Siempre acordate de 2 cosas:

1- El bullying no le sirve a nadie.

2- Acá tenés amigos.

No permitas que te hagan bullying y no hagas bullying vos a los demás.



Dr. Javier Miglino. Consultor en Asuntos de Derechos Humanos y Ptotección de la Niñez. Fundador de la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.
A continuación la nota con el caso de Adrian Molaro.


La ONG Bullying Sin Fronteras junto a su Fundador el Dr. Javier Miglino alertaron que las consecuencias del bullying pueden durar años é incluso décadas, tal como sucedió en el caso que se ventila en la Provincia de Entre Ríos, en la República Argentina, por homicidio, donde un muchacho de 22 años mató a su acosador de la misma edad, después de 20 acoso.




La situación relatada en el juicio por Adrian Molaro, acusado de homicidio (en la República Argentina penado con 8 a 25 años de prisión) comienza así:

-"Las puertas estaban abiertas, él estaba frente a la computadora. Yo en un bolsito tenía tres armas, saqué una y me la coloqué entre el pantalón y la oculté con la remera. Bajé del auto, golpeé la puerta y él salió diciendo: 

‘Qué mierda te pasa’. 

Ahí tuve la reacción de defenderme y le tiré al brazo izquierdo. 
Después no me acuerdo nada más.”

En el inicio del juicio en su contra, Adrián Molaro (24) describió el momento en el que mató a su ex compañero Alexis Céparo, al que acusa de hostigarlo y maltratarlo desde que iban juntos al jardín de la localidad entrerriana de Cerrito. 


Adrián se reconoció víctima de bullying desde los 4 años pero aseguró que eligió no contárselo a sus familiares y amigos. “Al comienzo eran sólo golpes. Eramos muy chiquitos. 

Pero cuando crecimos, me escupía, me pegaba; él siempre fue más grande que yo. Al boliche no podía ir porque si me agarraban, me pegaban; en el colegio me empujaba, insultaba a mi familia. Nunca se lo conté a nadie porque no quería involucrar a nadie”, resumió Molaro. 

El 21 de enero de 2012 le disparó tres tiros. Alexis, de 22 años, murió. Y Adrián fue detenido después de estar veinte días prófugo. 

Hace dos semanas comenzó el juicio. Unos treinta testigos describieron a los chicos con personalidades contrapuestas. Hablaron de Alexis como un chico popular entre sus pares, educado y carismático. Era fútbolista, disc jockey y conducía un programa de radio. Adrián era todo lo contrario. Siempre pasaba desapercibido. 

Era solitario, retraído y fanático de las armas. 

El fiscal Rafael Cotorruelo sostuvo que el acusado “atacó a un chico indefenso”. La familia opina que lo asesinó porque “le tenía envidia”. 


El Dr. Javier Miglino explicó que “el bullying es una relación de poder que se ejerce desde uno ó varios sobre uno, no contra muchos. Por eso la situación se torna insostenible en poco tiempo y en general no hay pocos testigos. Es una situación similar a la de la mujer golpeada. 
Aparentemente Adrian es un joven que sufrió un abuso terrible, dentro y fuera de la escuela, a lo largo de 20 años. Esa situación deberá ser ponderada por los jueces a la hora de dictar sentencia, como el hecho objetivo y acreditado de que Adrián padece un “daño psíquico” por una “vivencia de hostigamiento”.

El padre de Adrian declaró en el juicio y recordó el trauma que significó para su hijo el viaje de egresados: 


-“No quería ir a Bariloche. Le dijimos que fuera porque iba a ser su única oportunidad. Pero Adrián no quería porque los otros chicos lo molestaban. Cuando volvió, vino mal y con dolores de cabeza, sólo nos dijo que él ya nos había dicho que no quería ir a ese viaje”.

El Bullying puede ser mortal. No lo olvides.

Bullying Sin Fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. Gracias. BSF