viernes, 24 de noviembre de 2017

En México crean muñecas contra el bullying. Las Melinas.

En México crean con éxito muñecas contra el bullying.

Informe: ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.

Luego de haber sufrido discriminación y malos tratos por ser una mujer con sobrepeso, Marelsy Castillo Ocampo logró sobreponerse gracias a la creatividad de su madre, Merry Ocampo Aguilar, quien en 2015 le obsequió una muñeca de trapo, confeccionada con sus propias manos, con las proporciones y características físicas de su hija.
Ese regalo le cambió la vida, le permitió valorarse y aceptarse tal cual, además provocó que iniciara, junto con su madre, un proyecto para crear una empresa. Ahora, producen las muñecas de tela bautizadas como Melinas, en honor a su madre.
Incluso, mediante su creciente negocio, proporcionan trabajo a mujeres que han sido víctimas de violencia familiar y de discriminación. Las ocho empleadas laboran seis horas al día, de lunes a viernes, y una vez al mes, como parte de sus prestaciones, reciben terapia psicológica de apoyo.

Desde su taller, ubicado en la avenida Alemán, al norte de Mérida, madre e hija relatan que reciben encargos del extranjero para elaborar Melinas personalizadas. Han enviado pedidos a España, Estados Unidos, Chile, Turquía, Escocia y Australia y están por llegar a países latinoamericanos, como Chile y Colombia.
Así, han logrado establecer un mercado para comercializar las muñecas, según las características del cuerpo que solicite el cliente. En el lugar hay gran variedad de modelos: altas, delgadas, chaparritas (bajitas), gorditas, embarazadas y, de acuerdo con las preferencias de los compradores, con peinados específicos o lunares.

El taller genera una producción de aproximadamente 150 muñecas al mes y para elaborar cada una de ellas se lleva entre 10 y 12 días.

El ingenio de una madre

Merry Ocampo relata a Bullying Sin Fronteras que hace un par de años, su hija sufrió discriminación en su trabajo, por el simple hecho de ser mujer y fue víctima de bullying de algunas amistades, aunado a que se encontraba en una relación tóxica. El conjunto de todos estos factores la sumió en una crisis emocional.
Preocupada por el constante llanto de Marelsy, la mujer pensó en algo que la hiciera sentir mejor, y ella, educadora de profesión, con sus habilidades para las manualidades decidió hacerle una muñeca de tela que tuviera sus características.
Marelsy recuerda que al ver el obsequio se emocionó tanto que no pudo contener el llanto: 

“Me vi tal cual soy”, cuenta. 

Sostiene que a partir de ese hecho, se propuso trabajar en ella y aceptar las condiciones de su cuerpo, la forma de su cara, brazos y pechos; cómo es y cómo se ve.
A partir de ello surgió la idea de encontrar una forma de generar recursos para apoyar a mujeres en situación vulnerable y de armar el pequeño taller. A casi dos años de aquel episodio, ambas se dicen satisfechas de haber logrado reconocimiento y que sus mercados se abran ante la aceptación de las muñecas.

                        Merry Ocampo Aguilar creadora de "Las Melinas".

La yucateca

Parte de las innovaciones en las muñecas de tela, está el modelo bautizado como “Yatzil”, que es una muñeca maya que representa los orígenes de Yucatán y que se comercializa entre los turistas que visitan el estado. “Yatzil” en lengua maya quiere decir “La que es amada”.
Ella, a diferencia de los otros modelos, usa calzones blancos y una especie de blusa pintada típica de Yucatán y orfebrería local.
Se creó para que las Melinas también sean conocidas por su origen yucateco y de las tradiciones mayas.
Marelsy deseó que cada mujer que vea una Melina viva un proceso similar al de ella, de aceptación y valoración y que le permita crecer y ser felices como mujeres.

ONG INTERNACIONAL BULLYING SIN FRONTERAS

Permitida la reproducción con indicación de la fuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.