sábado, 30 de diciembre de 2017

Una bella chica sufrió bullying por quedar embarazada a los 14 años.

Kaiya Acton sufría una situación terrible bullying cuando se presentó a la escuela embarazada a los 14 años. Hoy a los 16 años se anima a contar esta
terrible historia que por fortuna tuvo final felíz.

Kaiya quedó embarazada a los 14 años y eligió no abortar (algo permitido en Inglaterra), de modo de tener a su hijo, Dean, y ahora con solo 16 años incluso está trabajando para lograr un salario que le permita la manutención de su hijo.


Kaiya quería ser modelo.

«Creo que el estereotipo de las mamás jóvenes es muy injusto, la gente no conoce las dificultades que atraviesan todas las madres», dijo la joven de 16 años. 
Kaiya dijo que inicialmente no se dio cuenta de que estaba embarazada. Eventualmente, ella dijo que las náuseas matutinas la hicieron enfrentar el hecho.
«La reacción de mis padres no fue muy buena al principio. Sin embargo, esa era mi expectativa ya que era muy joven», dijo. «Pero después de un tiempo vinieron y fueron muy solidarios, especialmente mi padre, que se preocupa mucho por Dean».

El aborto nunca fue una opción:

Kaiya dijo que ni una sola vez consideró abortar a Dean, a pesar de que sabía que sería rechazada por estar embarazada a los 14.
«Como se pueden imaginar, una niña de la escuela con una panza de embarazo atraerá algo de atención deseada y no deseada» recordó Acton. «Cuando comencé a mostrar que no sabía qué esperar, sufrí abusos verbales, miradas asesinas, ¡absolutamente todo!»
«Eventualmente me volví inmune al ataque verbal de las opiniones de las personas simplemente con un pensamiento en mi mente, y fue que, al final de todas las críticas era yo quien iba a tener una hermoso pequeño bebé en mis brazos», dijo Kaiya.

Bullying particularmente perturbador:

A las 20 semanas de embarazo, Kaiya recuerda un incidente particularmente perturbador, cuando fue acosada por un grupo de hombres en el autobús a casa desde la escuela.
Ella contó: «Todavía estaba asistiendo a la escuela y una vez estaba en el autobús en el camino a casa y el autobús estaba muy ocupado».
«Había alrededor de tres hombres sentados en la parte superior del autobús gritándome insultos.
Pero si algo lograron fue que estuviese más decidida a demostrar que todos ellos estaban equivocados».
Kaiya dio a luz a su hijo el 26 de marzo de 2016, después de comenzar el trabajo de parto siete semanas antes.
Dijo que es difícil ser una madre joven que asiste a la escuela y cuida a un bebé, pero no se arrepiente. Su hijo la motiva a seguir trabajando duro.
«... Sabía que tenía que hacerlo para darle a Dean un futuro mejor», dijo. «Recuerdo que estaba tan agotada todo el tiempo, pero una vez que obtienes los resultados y sabes que en realidad estás llegando a algún lugar en la vida, la sensación es increíble».
Kaiya animó a otras jóvenes madres a no perder la esperanza:
«... no escuches a los que odian, solo deja que te hagan más fuerte y más decidido a demostrar que están equivocados. No te rindas, es un camino lleno de baches, pero si traes un niño al mundo, debes hacer lo mejor para darle a ese niño un futuro mejor».

ONG INTERNACIONAL BULLYING SIN FRONTERAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.