sábado, 31 de marzo de 2018

¿Cuáles son las señales de que tu hijo/a padece bullying?

Informe del Equipo Multidisciplinario Internacional
de BULLYING SIN FRONTERAS.

Permitida la reproducción con indicación de la fuente.

Muchas veces les pasa desapercibido a los padres e incluso a los docentes una situación de acoso escolar o bullying. Pero este tipo de acoso no es "avivada" o una cosa de niños, es un auténtico enemigo que hace estragos en niños y adolescentes en América Latina, Estados Unidos y España.  Si no se lo observa y combate a tiempo puede incluso llegar a causar la muerte.
¿Qué es el bullying? 
El bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado y que con el correr del tiempo va produciendo daño físico y psicológico.
Se presenta una mayor cantidad de casos entre niños de entre 08 y 15 años. Y el porcentaje de víctimas de este flagelo es mayor entre las niñas. También puede darse en el mundo virtual, y en ese caso hablamos de "ciberacoso" o "ciberbullyin" presente en sobre todo en las redes sociales de Facebook, Twitter e Instagram.
Violencia psicológica como característica habitual del bullying:
En el bullying o acoso escolar el tipo de violencia predominante es la emocional, que se repite en aulas, patios de recreo, comedores, salidas grupales e incluso en algunas casas cuando los docentes exigen que se formen equipos de estudio de alguna asignatura. 
- la soledad
- la tristeza 
- el miedo
El agresor o grupo de agresores, sume/n a la víctima en situaciones de desesperación y angustia. Las causas para tener un comportamiento tan devastador aún no están claras y cambian con cada acosador o grupo de acosadores. En algunos casos están motivados por la envidia que sienten hacia la víctima que tiene padres que la cuidan o el nivel económico o académico. Por otro lado en otros casos consideran que la víctima merece la tortura del bullying porque carece de un nivel económico del que gozan los agresores. Porsupuesto que la belleza y los rasgos físicos también ocupan un lugar destacado en las situaciones de bullying y en general en el mundo femenino es motivo de burla o incluso de ataques cuando una niña o señorita se destaca por su belleza; un problema que coloca a la República Argentina en primer lugar en situaciones de acoso escolar motorizadas por la belleza de la víctima.
La importancia de los espectadores ante el bullying:
En general la víctima del acoso escolar o bullying siente que es la única persona en el mundo que sufre esta situación e incluso en muchos casos Bullying Sin Fronteras ha debido intervenir ante las autoridades escolares y los propios ministerios de educación de los países afectados para que abandonen la actitud negacionista del bullying. Porque de ese modo la víctima no solo padece acoso escolar sino que las propias autoridades que deberían salir a defenderla niegan la situación, tornándose entonces en un episodio de desesperación que puede llevar al suicidio.
Es fundamental que los espectadores actúen, bien poniendo fin a la situación del bullying, denunciándolo ante las autoridades escolar, sus padres o a Bullying Sin Fronteras que tiene un protocolo de actuación para América Latina, Estados Unidos y España. Porque este particular tipo de acoso muchas veces se da ante la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.
Los chicos que son acosados pueden recibir golpes, insultos, empujones.
El bullying físico:

Otra de las características del acoso escolar o bullying es el denominado "acoso físico", cuando las víctimas reciben golpes, insultos, empujones, cortes o incluso ataques mortales de parte de sus agresores, tal como sucedió con la tragedia de Naira Cofreces en la ciudad de Junín, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Los niños y adolescentes que son víctimas de bullying son intimidados de diferentes maneras, tanto en el plano emocional como se había adelantado, como en el estrictamente físico. De ese modo pueden recibir golpes, insultos,bromas que los ridiculicen delante de otras personas, empujones, daño a sus efectos personales como útiles escolares, ropa o robos de dinero, teléfonos móviles, etc. Estas vivencias padecidas en forma continuada, pasan a tornar la experiencia en la escuela como una pesadilla de la cual no pueden despertarse; por eso es esencial que los padres estén atentos a como llega su hijo/a a casa.
"Nadie en el mundo conoce a ese niño o esa niña como sus padres. A ese chico que pronto pegó el estirón y es alto como su padre con apenas 13 o 14 años o esa señorita que de pronto despierta halagos en cada lugar que va por su belleza o su forma de ser. Esos niños o adolescentes de pronto han cambiado pero para sus padres no tienen secretos. Los conocen desde siempre y saben cuando están tristes, cuando están felices, cuando llegan a casa con un problema, cuando han recibido un golpe o una afrenta. Los padres conocen la mochila, el uniforme, la cantidad de lápices de colores o cuadernos que llevan. Saben si han comido o  no. Saben si el teléfono móvil que tienen continúa intacto o ha recibido golpes. Entonces en primerísimo lugar el acoso escolar que viven los niños y adolescentes exclusivamente en el ámbito de la escuela (de ahí lo de "acoso escolar"), empieza a resolverse en casa. Cuando papá o mamá o ambos ven a ese chico que antes era todo alegría y ahora está deprimido o a esa chica que amaba ir a la escuela y ahora se enferma cada lunes para no ir a clases. Los padres tienen el derecho y el deber de salir a defender a sus hijos, llegando hasta la escuela y exigiéndoles a los docentes y directivos que actúen contra el bullying; una situación que se da en el escuela y que debe resolverse en la escuela. Docentes y directivos tienen un empleo y un sueldo con todos los beneficios que eso conlleva, con la obligación de enseñar, de educar pero también de "guardar" es decir "proteger", "defender", "acoger" y "socorrer" a los niños y adolescentes bajo su cuidado. Es imposible para los padres ingresar a clases e intentar solucionar las situaciones de bullying o acoso escolar por sí mismos. Eso derivaría en situaciones de índole criminal y ahí ya tendríamos dos problemas graves. El bullying y la violencia hacia niños y adolescentes. 
Los docentes y directivos escolares tienen los elementos para atacar el bullying y tienen la obligación de usarlos. Bajo ningún punto de vista pueden alentar el bullying, tal como ha sucedido en varios colegios que Bullying Sin Fronteras ha denuciado en Argentina, Perú, México, Costa Rica y España; pero el docente o directivo tampoco puede callarse o ser indiferente ante el bullying porque la salud física y mental e incluso en algunos casos, la vida de los estudiantes entregados a su custodia, deben ser protegidos a toda costa. El bullying es una cosa de niños y jóvenes que deben resolver los grandes. Ese ha sido el primer aporte mundial de Bullying Sin Fronteras, porque hasta la fundación de nuestra entidad en todas partes académicos y novatos afirmaban que el "bullying es una cosa de chicos que deben resolver los propios chicos". No. De ningún modo. Los niños y adolescentes ya están los suficientemente solos frente al bullying como para que los dejemos en ese tenebroso abandono, por eso la preocupación de los padres, primero, como la acción de docentes y directivos, después; resultan irreemplazables a la hora de combatir ese flagelo que para nosotros ya es la epidemia del Siglo XXI, el bullying". Dr. Javier Miglino. Fundador de Bullying Sin Fronteras. Mensaje por la Creación del Día Mundial contra el Bullying.

Acosadores y Víctimas. Los protagonistas del bullying:

Perfil del acosador:

Generalmente, estos niños y adolescentes se crían en hogares disfuncionales en los que las relaciones afectivas no son seguras, ni cálidas. Suelen faltar límites o haber dobles mensajes con respecto a ellos. Existe una ausencia de aprendizaje de lo correcto y lo incorrecto. En algunos de estos hogares los chicos sufren abuso emocional o pueden ser testigos de casos de violencia de género.

  • En lineas generales el acosador/a es físicamente fuerte y dominante, con una necesidad importante de sentirse superior a los demás. Se muestran como dotados de una alta autoestima, pero en realidad son muy inseguros y buscan encubrir sus debilidades con esta doble fachada.
  • Carece de capacidad de autocrítica. Es decir nunca pensará que sus actos causan daño, malestar, angustia, etc. De ese modo las agresiones carecerán de límites y cada vez se tornarán más duras y peligrosas.
  • Poca o nula empatía con las víctimas. Nunca entenderán entonces el sufrimiento que están causando con su conducta.
  • Manifiesta conductas antisociales.
  • Presenta un fuerte temperamento.
  • Posee características agresivas en forma permanente, oponiéndose a las reglas en forma sistemática, siendo irrespetuoso ante adultos y autoridades escolares).
  • Baja tolerancia a la frustración. Un examen o una prueba que salió mal seguramente puede tornarse en una excusa para lastimar a otro/a.

Perfil de la víctima:

  • Suele pasar desapercibida. Tanto niños como niñas y adolescentes de ambos sexos que están siendo víctimas de bullying, intentan "desaparecer" no quieren destacarse y eso influye primero en su rendimiento académico y luego en la vida social escolar llegando al aislacionismo y el típico "- mamá/papá: ya no quiero ir a la escuela".

  • Tiende a ser solitaria/o o a tener pocos amigos, por lo menos dentro del colegio. Físicamente se manifiesta con una postura de mayor debilidad que la de sus agresores.
  • Tiene dificultades para poder defender su posición y derechos, fruto de los ataques permanentes que recibe. Una especie de "autocensura" que los docentes tienen la obligación de observar y combatir en las clases.
  • Está en un estado de alerta permanente, manifestando nerviosismo y preocupación por ser atacado/a, herido/a o ridiculizado/a.
  • Suelen ser sumisos, callados, inseguros.
El acoso escolar es más frecuente entre los 11 y los 13 años, en el ingreso a la adolescencia.
El acoso escolar es más frecuente entre los ocho a 15 años.
Los niveles de ansiedad y angustia van en ascenso, lo que dificulta la concentración, el descanso nocturno, provoca alteraciones en la alimentación y el rendimiento académico puede ir decreciendo con el tiempo.
Indicadores para padres:

  • Los chicos pueden presentar alta ansiedad y angustia con llanto el domingo por la noche, ya que al día siguiente comenzará la tortura escolar nuevamente.
  • Padecen insomnio, pesadillas, pueden enfermarse con mayor frecuencia del estómago, garganta, sentir dolores de cabeza, tensión muscular, contracturas.
  • Es probable que pidan llevar comida o dinero de más al colegio, ya que deberán pagar lo que sus abusadores les demandan.
  • Se caracterizan por tener una apariencia cansada y triste.
Rasgo común de víctimas y maltradores: ambos padecen abuso:

Tanto quien acosa como quien sufre la agresión, son víctimas de situaciones de maltrato. Una de las diferencias está en que quien agrede opta por identificarse a rasgos de personalidad de quien lo maltrata -o a otro familiar- dentro del seno en el que se cría. En el caso de las víctimas, la identificación es con quien presenta características de vulnerabilidad, debilidad y fragilidad.
Recomendación final:
"Esperen a sus hijos cuando vienen de la escuela. Hablen con sus ellos/as. Obsérvenlos cómo llegan a casa, cómo hacen sus tareas, cómo ríen y cómo lloran.Vayan a la escuela y conozcan a los docentes, directivos, padres de otros niños y niñas (o adolescentes según el caso) y conozcan a esos mismos compañeros. Sepan que el bullying es una cosa de chicos que deben resolver los grandes. Si ante una situación de acoso escolar o bullying no hay respuesta de parte de los docentes, directivos escolares e incluso estamentos superiores; no duden en comunicarse con Bullying Sin Fronteras. Nosotros tenemos un protocolo de actuación adecuado a todos los países de América Latina, Estados Unidos de América y España. Y nos conocen docentes, directivos, ministros de educación y presidentes y lo que es mejor saben que en forma gratuita y solidaria saldremos a defender a los chicos. A esos mismos chicos que son nuestro futuro y el de todos. Los mismos que un día no tan lejano podrán decir, cuando estuve viviendo una pesadilla en la escuela, cuando ya no quería vivir; hubo una persona o un grupo de personas más grande que yo, que no miró para el costado cuando me vio llorando. Me acompañó y me defendió y eso nunca voy a olvidarlo". Dr. Javier Miglino./
EQUIPO MULTIDISCIPLINARIO INTERNACIONAL.
ONG BULLYING SIN FRONTERAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.