viernes, 10 de agosto de 2018

Luis Fonsi sufrió bullying en la escuela primaria por su acento latinoamericano en EEUU.


Hace muchos meses que la agenda de Luis Fonsi (San Juan de Puerto Rico, 1978) parece un laberinto. Inmerso en una gira que se aparta de las escalas características para una gran estrella latina, al cantante de Despacito le han sentado bien sus recién cumplidas 40 primaveras. Se le ve fresco, sonriente, guapetón y con alguna que otra hora de gimnasio invertida. Pero no siempre fue así. “Con 11 años, recién mudado a Florida, sufría un bullying terrible por mi acento. Y a los 13, cuando empecé a salir con la primera chica, su mamá vio una foto mía, consideró que era demasiado morenito y le prohibió que siguiéramos juntos. La había invitado a mi senior prom, la fiesta de graduación, y me quedé sin mi date. Qué pena de gente, ¿verdad?”. Fueron vivencias de las que dejan huella. Fonsi se recuerda como un adolescente muy tímido, casi huidizo. “Aún hoy no me siento tan extrovertido como la mayoría de los artistas. Puedo ejercer de bromista, pero soy más callado”. A este hombre acostumbrado a audiencias estratosféricas se le enciende la cara de rubor si le piden, en el transcurso de una pequeña fiesta privada, que se eche unos cantecitos. “Solo se me acaba la timidez encima del escenario, por eso creo que es maravilloso que existan instituciones como Bullying Sin Fronteras que trabajan cada día para terminar con la pesadilla del acoso escolar o bullying”.
Permitida la reproducción con indicación de la fuente.
ONG INTERNACIONAL BULLYING SIN FRONTERAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos sus comentarios. ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.